Ray Kurzweil: “En 2030 podremos conectar el cerebro a otro exterior que lo hará más potente”

Ray Kurzweil
Hoy he leído una de las entrevistas más interesantes que he leído nunca. Es la que le hace el enviado especial de EL MUNDO en San Francisco, Eduardo Suárez, al científico Ray Kurzweil que trabaja en Google. Podéis leerla entera aquí.

Yo siempre he sido una persona que le “ha dado mucho a la cabeza” sobre muchos temas, en especial sobre la tecnología, avances científicos, futuro, etc. Y tengo mis propias teorías un poco curiosas de lo que nos depara el futuro. Y sinceramente al leer la entrevista coincido 100% en todo lo que dice Ray, y la verdad que dice cosas muy, pero que muy interesantes, rescato parte de las mejores frases de la entrevista:

Un ordenador no es capaz de hacer dos cosas a la vez. Hace sólo una cosa pero la hace muy rápido y con mucha precisión. Hace miles de millones de operaciones por segundo y apenas se equivoca. El cerebro es un poco lo contrario. Apenas hace cientos de operaciones por segundo y es mucho más lento que un ordenador. Pero es capaz de hacer millones de operaciones a la vez y es mucho menos fiable que un ordenador.

…haría falta un ordenador capaz de llevar a cabo entre 100 billones y 10.000 billones de operaciones por segundo para recrear el cerebro humano. Hoy existen ordenadores gigantes con esa capacidad y mi impresión es que en apenas una década costarán unos mil dólares y estarán al alcance de cualquiera. Su teléfono ya es capaz de hacer un billón de operaciones por segundo y su capacidad no dejará de crecer.

En Google estamos creando un sistema que leerá decenas de miles de millones de páginas. Aprenderá cualquier cosa que merezca la pena leer en Internet. Creará una base de conocimientos sobre el mundo y uno podrá escribirle y hacerle preguntas. No sólo la altura de la Torre Eiffel sino asuntos más complejos como las polémicas que afectan a una persona.

…nuestro neocórtex será mucho más potente. Podremos conectarlo con ese cerebro exterior en torno al año 2030 y será un órgano flexible. Si usted necesita 100 millones de módulos cerebrales más porque su jefe se le está acercando y necesita decir algo inteligente, será capaz de tenerlos a su alcance.

Nuestros recuerdos, nuestras habilidades y nuestros conocimientos estarán almacenados en la nube a salvo de cualquier enfermedad o cualquier accidente

Hoy por hoy nuestros ordenadores no tienen derechos. No tienen la inteligencia suficiente para exigirlos. Pero llegará el momento en que habrá dispositivos más inteligentes que los seres humanos capaces de enfadarse y de sonreír. Habrá quien ponga en duda esos sentimientos y los defina como simulaciones de la realidad. Pero serán máquinas mucho más inteligentes que nosotros. Mi impresión es que no nos convendrá llevarnos mal con ellas y que les concederemos los mismos derechos que a una persona.

Nuestras escuelas responden a un modelo obsoleto porque ponen el énfasis en la memorización de unos datos que están a nuestro alcance en nuestro bolsillo. A nuestros hijos habría que enseñarles cómo resolver problemas que aún no se han resuelto y cómo acceder a la nueva información.

Yo he escrito varios libros para hacer una llamada a mi generación, que no es consciente que estamos a las puertas de una revolución que disparará nuestra esperanza de vida en apenas 10 o 15 años.

Tengo a mi alcance detalles suficientes como para crear un avatar que tendrá una personalidad similar a la de mi padre. Usted dirá que no es mi padre. Pero si mi padre estuviera vivo tampoco sería la misma persona. Sería una persona distinta de la que era hace unos años. Nosotros cambiamos constantemente. No somos la misma persona que hace unos meses. Nuestras células no son las mismas y nuestro carácter va cambiando gradualmente.

Un genio, espectacular. No lo conocía y sin duda empezaré a leer más sobre él, ver vídeos suyos como algunos que os dejo más adelante.

Aunque muchas cosas pueden sonar medio a ciencia ficción, sin duda vivimos en una época donde muchas cosas están cambiando, la mayoría de gente vive conectada casi las 24 horas a un dispositivo móvil muy potente, hace muchas cosas por internet (relacionarse, comprar, jugar, informarse, estudiar, trabajar, pagar sus impuestos, multas, etc). La tecnología está cambiando nuestra vida cada vez más y más que la va a cambiar en los próximos años.

Pero estoy convencido que no sólo va a cambiar el modo en que vivimos, si no la propia vida en sí. La esperanza de vida puede crecer muchísimo, la calidad de vida mejorar mucho (sobre todo en lo referente a problemas de salud o necesidades básicas).

…Y quizás la reflexión que más me da que pensar después de leer la entrevista es la siguiente: si en nuestro neocórtex existen unos 300 millones de módulos, si conseguimos conectarlo a otro cerebro en la nube y multiplar esa capacidad de 300 millones y que pase a ser 600 millones o 1 billón o lo que sea, sin duda será muy interesante ver el potencial que tendrá el ser humano y lo que saldrá de ahí (inventos, descubrimientos, arte, etc). No sé cuándo llegará eso, pero llegará seguro y creo que no dentro de tantos años…

Más vídeos interesantes sobre Ray Kurzweil:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*